3 refrigerios para viajes

1 de octubre de 2014
Viajar es demasiado estresante. ¡Encontrar refrigerios saludables y económicos para la multitud hambrienta no debería estresarte más! He descubierto que con solo un poquito de planificación, puedo llevar refrigerios saludables adonde quiera que vaya. Ya sea que viajes en avión, tren o automóvil, estas 3 ideas de snacks son aptas para viajes y totalmente deliciosas.

"Galletas" de manzana

Me gustan las rodajas de manzana bien finas, por eso uso una mandolina. Si no tienes una, puedes usar también un cuchillo para cortar las manzanas en círculos finos. También recomiendo pincelar las rebanadas de manzana con un poco de jugo de limón para evitar que se oxiden.
Luego, unta mantequilla de almendras y rocía con chispas de chocolate. ¡No solo es crujiente y dulce, sino que también es un snack llenador que me quita el hambre durante el viaje !  Receta completa
Totalmente opcional: ¡juega con tu comida!

Barras de granola caseras

Mezcla mantequilla de almendras y jarabe de maple a temperatura baja. Luego, agrega copos de avena, nueces, frutos secos, canela y sal marina. Retira del fuego y revuelve bien para unir todos los ingredientes.
Con una cuchara, coloca la mezcla en una bolsa Ziploc® tamaño grande.Cuando esté llena, quita el aire y congela durante al menos una hora.
Cuando se solidifique la mezcla, quítala del congelador y usa un cuchillo filoso para cortarla en barras de granola. Es increíble lo buenas que están estas barras de granola. Ese toque de canela hace que sean realmente especiales.
¡Envasar estos bocadillos es muy fácil! Simplemente coloca trozos de papel encerado entre cada snack para que no se peguen. Receta completa

Chips de col rizada

Corta los tallos finos de cada hoja de kale. Las venas me resultan un poco picantes, por eso mejor las quito con un cuchillo.  
Cuando hayas sacado las venas, corta en trozos más pequeños de aproximadamente 2-3 pulgadas. No tiene que ser perfecto, ya que el kale se encogerá en el horno.
Coloca los trozos de kale en una bolsa Ziploc®. Luego, rocía con aceite de oliva y exprime un limón sobre el kale.
Ahora, ¡la parte divertida! Sella la bolsa Ziploc® y mezcla bien el kale para cubrirla con el limón y el aceite de oliva. Cuando esté todo mezclado, distribuye el kale sobre una bandeja para horno y hornea a 300 grados durante 25 minutos o hasta que esté crujiente. Receta completa
Fotografía de Nathan Michael